Terapias biológicas

Estas terapias biológicas, que pueden utilizarse como tratamiento único o como tratamiento complementario a una cirugía, tienen muchas ventajas para el paciente:

  • Pueden aplicarse ambulatoriamente y reducen la estancia hospitalaria tras una cirugía.
  • Se aplican sustancias obtenidas del propio cuerpo, por lo que se reducen las posibilidades de
    rechazo, reacciones e intolerancias.
  • Su aplicación no requiere anestesia.
  • Reducen el dolor y sangrado postoperatorio.
  • Se acelera la regeneración de los tejidos y la recuperación de la movilidad.
  • No interfieren con otros tratamientos de fisioterapia o rehabilitación.