Punción seca: beneficios que te van a sorprender

La punción seca es una técnica de fisioterapia considerada invasiva o semi-invasiva utilizada para tratar Puntos de Gatillo Miofasciales . Esta técnica utiliza agujas como herramienta de tratamiento pero sin infiltrar ningún tipo de sustancia.

Las agujas utilizadas en la punción seca penetran en la piel presionando y contrayendo los nódulos o nudos musculares de los puntos de gatillo que están fuertemente contracturados. De esta manera, las agujas desactivarán puntos y disminuirán, así, el dolor que estos producen.

La respuesta del cuerpo al pinchazo de la punción seca consiste, normalmente en pequeños espasmos locales, al principio, que van desapareciendo poco a poco. Una buena señal para reconocer que el punto de gatillo ha sido desactivado de manera exitosa. ¿Quieres saber más? ¡sigue leyendo!

¿Qué tipos de punciones existen?

Punción superficial: introducción de la aguja en la piel y en el tejido celular subcutáneo que cubre el punto de gatillo. Se considera superficial porque la aguja llegará a una profundidad máxima de 1 centímetro, sin llegar a penetrar el músculo.

 Punción profunda: punción de los puntos de gatillo ubicados en los músculos a mayor profundidad. La aguja se introducirá en este caso hasta llegar al punto de gatillo. Una vez introducida la aguja en el punto de gatillo se procederá a su estimulación. Esta podría consistir en meter y sacar la aguja del punto de gatillo o en hacerla girar.

¿Qué beneficios tiene?

  • Muy efectiva para combatir los Puntos de Gatillo Miofasciales y a nivel muscular.
  • Llega a tejidos que manualmente es muy complejo abordar.
  • Ayuda a curar lesiones crónicas.
  • Acelera la recuperación de una lesión reduciendo los tiempos de espera.
  • Se produce una inmediata disminución del dolor de más de un 20 por ciento, seguida de otra mejora paulatina en los días posteriores al tratamiento.
  • Después de 48/72 horas el tejido se regenera totalmente, por lo que ni siquiera se hablaría de cicatrización
Leave a reply