La terapia con láser es indolora, y, aunque se nota un aumento de temperatura en la zona tratada, no es invasiva. Toral añade que la terapia con láser “no tiene contraindicaciones absolutas”. El láser actúa sobre la membrana celular generando un efecto fotoquímico, que facilita la regeneración tisular, la reducción del dolor y rebaja los efectos inflamatorios, con una serie de efectos fisiológicos:

  • Aumenta la actividad metabólica al actuar sobre las mitocondrias. Esto puede reducir los tiempos de curación.
  • Se produce un aumento de la vasodilatación.
  • Mejora el drenaje linfático.
  • Estos estímulos actúan sobre la inflamación.
  • Aumenta el umbral del dolor. La estimulación fotomecánica inhibe la sensación de dolor y proporciona alivio inmediato.

¿Para qué se utiliza?

La laserterapia puede servir para tratar una amplia gama de problemas físicos, desde lesiones musculares y tendinopatías hasta trastornos articulares degenerativos. Por eso el láser de alta intensidad es una herramienta muy útil para la fisioterapia avanzada.

  • Para tratamientos de lesiones con patologías asociadas, como la osteoporosis. En estos casos, el uso de técnicas alternativas y también novedosas, como las ondas de choque, pueden producir daños porque el hueso puede reaccionar. El láser evita este inconveniente.
  • Como  la laserterapia proporciona ventajas mitigando el dolor y ayudando en la cicatrización, puede usarse con éxito en operados de ligamento cruzado o de prótesis de rodilla, incidiendo sobre la cicatriz.
  • En pacientes post-quirúrgicos, es útil para el tratamiento de la cicatriz externa.
  • En pacientes con problemas de fascitis plantar, ya sean deportistas o no.
  • En tendinopatías de hombro y capsilutis retráctil (conocida como hombro congelado). “Ahí hay un proceso que a veces se desconoce cómo se produce”, explica Toral. “El hombro empieza a perder movilidad, la cápsula se detrae: con esto se reduce la sensación de dolor, se baja la inflamación y mejora la movilidad”.
  • En general, para tratamientos en fase aguda con mucho dolor.
La laserterapia ofrece un rango muy variado de aplicaciones en recuperación de lesiones para una técnica que, sin ser estrictamente nueva, si ha experimentado un salto cualitativo para situarse como imprescindible en los tratamientos de fisioterapia avanzada.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *