A la pregunta, ¿qué son las durezas del pie?, podemos definirlo como: una lesión en la piel de los pies. Se trata de un aumento en la capa más superficial de la piel del pie, a causa de un aumento de células muertas. También recibe el nombre de callos o hiperqueratosis.

Este aumento surge debido a que, nuestro cuerpo, lo utiliza como mecanismo de protección de la piel del pie, ante la presión o roce continuado. Sus principales síntomas son: la aparición de piel endurecida, un color de piel amarillento, la aparición de una textura áspera, tener sequedad de la piel.

Pero, ¿por qué aparecen estas durezas? Te citamos las principales causas:

Calzado.

Un calzado inadecuado fomenta la aparición de durezas o callos, ya que pueden oprimir el pie y los dedos. Zapatos con la punta estrecha o de tacón, son los que llevan a una rápida aparición de durezas si son usados durante mucho tiempo. Por ello, es muy importante escoger un zapato adecuado y no elegirlo por la estética del zapato. Hay que tener en cuenta muchos aspectos antes de comprar unos zapatos, como: su talla, su dimensión, el tipo de zapatos, su comodidad… Para ello, se puede hacer un estudio biomecánico de tu pisada para ayudarte a elegir el zapato perfecto para tus pies.

Calcetines.

A parte de los zapatos, los calcetines son muy importantes a la hora de evitar durezas en nuestros pies. Si no usamos esta prenda, la piel de nuestros pies rozará directamente con el material del zapato, provocando durezas o callos. También debemos de colocar bien los calcetines, ya que unos calcetines arrugados o mal colocados pueden potenciar su aparición.

Mala pisada o mala postura corporal.

Es muy probable que si tenemos una incorrecta manera de pisar, nos aparezcan en el mismo sitio durezas; también puede ocurrir esto cuando tenemos una mala postura corporal. ¿Por qué? muy fácil, nuestra columna vertebral y nuestras articulaciones tienen que estar bien alineadas, ya que estas ejercen presión sobre los pies y en caso de tener una mala postura, ejerceremos el doble de presión.

Exceso de actividad física.

La práctica deportiva o simplemente el caminar mucho, favorece la aparición de durezas. En  el caso del esfuerzo físico de profesionales, la probabilidad es mucho mayor. Por ello, es importante y recomendable el uso de unas plantillas podales. Esto mejorará el rendimiento deportivo y nos dará resultados positivos en la anatomía del pie, consiguiendo aliviar el dolor.

Sobrepeso.

Las personas que padecen obesidad, tienen más probabilidad de que le aparezcan durezas en la planta de los pies; ya que, los huesos y articulaciones de estas personas soportan más peso que los pacientes que no la sufren, y por lo tanto, sus pies están más expuestos a la presión del pie.

Deshidratación de la piel del pie.

Al igual que el resto de nuestro cuerpo, la piel de los pies también necesita hidratación. Es muy frecuente que en la zona de los talones, donde más sufre el pie, aparezcan durezas. Por ello, mantener unos pies hidratados y cuidados será imprescindible para evitar la aparición de durezas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *