Gracias al avance de la tecnología, desde hace unos años se ha permitido el uso cada vez más reducido de los zapatos ortopédicos  para los problemas que los niños y niñas tenían en sus pies. Afortunadamente a día de hoy podemos dar uso a las plantillas correctoras diseñadas a medida y específicamente para cada persona. Permitiendo un desarrollo normal y natural del pie.

 

La principal función de este tipo de plantillas es evitar problemas graves en el futuro con un buen desarrollo del arco y el correcto funcionamiento en la marcha y el pisar del niño, corrigiendo la posición de pisada mientras el niño crece. 

 

Previamente se ha de realizar un estudio en el que se ha de estudiar diferentes aspectos:

  • la edad del niño/a
  • la morfología de sus pies 
  • forma de caminar
  • forma de apoyar 

 

Es muy importante que este tipo de plantillas a medidas estén realizadas por un especialista, en este caso un podólogo. Ya que se ha de estudiar las dolencias y anomalías del pie para un correcto diseño de las plantillas para corregir y solucionar los problemas proporcionando al niño la mayor estabilidad y la mejor seguridad y comodidad posibles.  

 

Lo bueno de estas plantillas es que se adaptan en cualquier tipo de calzado, y adaptarse a los ritmos de vida de los peques, a sus juegos, deportes y rutinas diarias. 

 

La fabricación de las plantillas dependen de diferentes aspectos, cómo la patología que se debe subsanar, las diferentes necesidades como por ejemplo la actividad física que se realiza, la edad y el material necesario para su fabricación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *