Hacer deporte es esencial para llevar un estilo de vida saludable, y correr es una de las actividades deportivas que más se realiza a día de hoy. Para los corredores los pies son la base de su ejercicio, por ello es importante poner mucha atención en su cuidado. 

Pero no todo vale, antes de empezar hay que tener en cuenta una serie de tips para el cuidado de los pies a la hora de correr.

En primer lugar, conocer nuestro estado de salud físico, ya que la carrera genera un gran impacto sobre los pies. Si estás en un buen estado de salud, entonces podemos comenzar con el cuidado tanto para antes cómo para después de correr. 

Antes de correr.

Conocer tu pisada. 

Conocer cómo actúa tu pie cuando impacta contra el suelo. Esto es importante a la hora de escoger la zapatilla con la que vamos a realizar la actividad y que esta pueda corregir los problemas que tengamos. Una pisada incorrecta nos causará problemas en las articulaciones o lesiones más graves. 

Material.

El material para correr es sencillo, zapatillas y calcetines. Debemos invertir al elegir las zapatillas y dejarnos asesorar por los especialistas en función de la pisada, peso, distancia que piensas recorrer o el tipo de superficie en la que vas a correr. Para así controlar la sujeción del pie y mejorar el rendimiento de la pisada. Es recomendable que los calcetines sean de algodón ya que estos previenen de la aparición de ampollas.

 

Hidratación. 

Hidratar los pies servirá para evitar rozaduras provocadas por la piel seca, ya que esta tiende a agrietarse cuando se deshidrata y puede generar dolor o sangrado. Se pueden proteger con vaselina zonas de roce, como dedos o talones. A diario se pueden utilizar cremas hidratantes para una correcta elasticidad de la piel. 

Higiene. 

Las uñas de los pies son un aspecto importante a la hora de correr ya que estas nunca deben ser cortadas antes de correr. Cortar las uñas y acabar con las durezas mejora el impacto de la pisada, pero realizarlo antes de realizar deporte puede generar que aparezcan heridas y que estas se infecten debido a la sudoración. 

Fortalecer los músculos.

Hacer ejercicios de tonificación muscular para evitar lesiones, estos se deben de realizar al menos una vez por semana. Nos proporcionaran una mejor estabilidad durante la carrera. 

Calentamiento.

El más importante de todos, y es que no se puede empezar a correr sin antes realizar un calentamiento. Preparar todos los músculos y tendones que intervendrán en la actividad y así prevenir y evitar lesiones.

 

Después de correr. 

Explorarnos.

Analizar nuestros pies por si durante la carrera se hubiera generado alguna herida o daño y así curarlo antes de que empeore.

Cuidados. 

Se pueden realizar automasajes, o baños de agua fría, con esto podremos disminuir la inflamación, mejorar el descanso. Si levantamos las piernas mejorará la circulación por ello también se reducirá la inflamación. También se ha de utilizar calzado cómodo después de correr para dejar a los pies descansar y recuperarse del esfuerzo realizado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *